Blog

El Espejo

El #ESPEJO

Todos nos hemos visto alguna vez en un espejo, pero cada quien vive una experiencia diferente.

Me encanta esa imagen que circula siempre en las redes, de un gato mirándose en el espejo y su reflejo es un león, haciendo referencia a cómo el gato se ve a sí mismo.

También recuerdo el comercial de dove, donde piden a una persona describirse a sí misma ante un artista que hace retratos, y piden a otra persona que la describa también, mostrando asombrosos resultados de cómo uno se ve, y cómo los demás lo ven. La mirada del otro normalmente es mejor que la de uno mismo, siempre que nos miren con amor.

Mi reflexión es la misma que en la imágen del gato y el comercial de dove: ¿qué veo cuando me miro en el espejo? ¿Qué pienso? ¿Qué siento? ¿Qué cambiaría? ¿Sonrío al mirarme al espejo o me siento con incomodidad? ¿Me hablo a mi misma frente al espejo? ¿Qué me digo?

Son preguntas que nos ayudan a conocernos un poco más, y que hablan mucho de la relación que tenemos con nosotros mismos. El reflejo que obtenemos del espejo, no es un reflejo sólamente del cuerpo físico, allí se están espejando las creencias, los pensamientos, los juicios, los valores, la autoexigencia, los aprendizajes, la educación, y la paz mental que tiene la persona que está parada frente a ese espejo, y mucho más.

Lo que catalogamos de “lindo” o “feo” es una respuesta a una creencia formada en un contexto social. Una nariz puede ser hermosa en una cultura, y causa de risa en otra. Los kilos “de más” se pesan en la balanza de los juicios personales creados por dinámicas sociales que estereotipan a los hombres y mujeres. Las canas, se cuentan en base al paradigma social de qué es jóven y qué es viejo. Y podría seguir listando.

Y allí, mirándonos al espejo, dejando salir todos aquellos juicios, creencias, críticas, halagos y sonrisas, es que podemos conocernos un poco más, atendiendo a cuáles son nuestras prioridades en la vida, distinguiendo un juicio propio y uno fundado por la sociedad, y aprendiendo sobre los valores que sostienen mi personalidad.

Recomiendo tomarse 5 minutos para reflexionar sobre quienes estamos siendo en ese preciso momento que nos miramos al espejo. Deja salir todos los pensamientos y emociones, sin juicios, sino observando todo con amor y respeto. Esa información, ¡es valiosa! Es información que nos dice cómo enfrentamos la vida, cuáles son las herramientas con las que contamos, qué emoción predomina, qué se piensa de uno mismo, y cuál es el grado de fortaleza mental con el que contamos.

¿Qué ves, cuando te miras al espejo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *