Blog

Liderazgo Personal – primer paso

¿Te reconoces en alguna de las siguientes frases?

  • No pude hacer las compras porque estaba lloviendo.
  • No llegué a la reunión porque el auto se quedó sin combustible.
  • No te llamé porque no tuve tiempo.
  • No hice el informe porque estaba muy estresado.
  • Lloré porque ella fue mala conmigo.

 

Y la lista sigue. La lista de frases que repetimos a diario justificando el por qué de nuestras acciones, dejando la responsabilidad en otra persona o situación, y siendo simplemente víctimas de las circunstancias. 

Culpamos al clima que se le ocurrió llover, al auto que no avisó a tiempo que necesita combustible, al tiempo porque no tenemos gestión alguna de él, o a nuestras emociones (como si fueran externas a nosotros) o simplemente culpamos a las acciones de otras personas, porque ellos deciden lo que nosotros vamos a sentir (???)… 

Y así vivimos buena parte de nuestra vida, sin tener noción alguna de que todo lo que hacemos (y lo que no hacemos) es un resultado de nuestras decisiones. 

 

Observa como sería cambiar las frases de arriba por las siguiente:

  • Como estaba lloviendo, decidí quedarme en casa para no mojarme. Prefiero salir cuando el clima esté mejor.
  • Olvidé cargar combustible y no llego a la reunión, ¿podemos conversar por teléfono o reprogramar?
  • Me dediqué el día entero a mi trabajo y no quería distracciones, te llamo ahora que ya terminé.
  • Me siento estresado, prefiero relajarme primero y luego hacer el informe.
  • La forma en que ella me hablo me despertó una emoción de malestar y lloré.

En estas frases nuevas, la protagonista y responsable de todo, soy yo misma. Yo decido no salir por la lluvia, o descansar porque estoy estresada, o llorar porque me duele lo que me dicen. Yo soy quien olvidó cargar combustible por no ser precavida o llenar mi agenda de actividades y no planificar. Solamente yo tengo responsabilidad de todo lo que acontece o de cómo reacciono yo ante una situación externa. 

 

Obviamente, yo no decido si va a llover, pero si decido si voy a salir o no cuando hay lluvia. 

¡Ay, pero no me quiero mojar! 

Y si, son las consecuencias de la lluvia, decidimos si mojarnos o no. 

¡Tengo que llegar si o sí al trabajo pero no me quiero mojar! 

Usa paraguas, ropa de lluvia, toma un taxi, pide a un compañero que te busque. Alguna solución debe haber. La cuestión, es que la responsabilidad es tuya. En caso de no encontrar una opción para evitar mojarte en el camino al trabajo, tu elección fue “mojarme con la lluvia y no faltar al trabajo”. 

¡Cómo voy a faltar trabajo! Por supuesto que tenía que ir.

Es una elección ser responsable e ir al trabajo y cómo llegar. El trabajo que tenemos es una elección que hacemos, puede ser que creamos que “no nos queda otra, tengo que pagar las cuentas” pero es una elección tener esas cuentas para pagar… Nos cuesta verlo porque nos acostumbramos a ser víctimas de las circunstancias, pero no lo somos. 

Podría seguir escribiendo muchas líneas encontrando como TODO es una elección (aunque a veces no lo sabemos) de nosotros mismos. Creemos a veces que no nos queda otra, pero puedo asegurarte que cuando comienzas a ser consciente de que eliges todo lo que te ocurre, encontrarás otras opciones que te facilitarán la vida. 

 

Primer paso para el LIDERAZGO PERSONAL

SER RESPONSABLE DE MIS ACCIONES

Así es, en realidad bastante simple, sólo que difícil de lograrlo ya que a pocos se nos enseñó desde pequeños a ser responsables de todo lo que nos pasa. Depende mucho de la familia donde nacemos, la cultura, la educación, el contexto… 

Yo les puedo decir que en mi país, Argentina, se da mucho lo de culpar a otro por lo que nos pasa. Y sé que eso va a cambiar, porque cada día somos más personas que damos este primer paso de LIDERAZGO PERSONAL!!

Ahora comienza el momento de reflexión. No quisiera abrumarte con un texto súper largo, por lo cual te invito a que comiences a prestar atención a tus pensamientos, a tus frases, a tus excusas, a lo que dices, a lo que culpas. Si descubres que estás en un punto de responsabilidad, entonces 

¡Felicitaciones! Ya estás en el camino cierto para el Liderazgo Personal.


En caso que descubras que estás en el punto de víctima…

¡Felicitaciones! Estas asumiendo algo que es muy difícil de asumir y con lo cual comienzas tu camino de Liderazgo Personal 

Toma lápiz y papel o una app para anotar en tu celu y comienza a registrar todo lo que ocurre. Es un ejercicio para vos, donde la responsabilidad, es sólo tuya 🙂

 

¡TOMA ESTA OPORTUNIDAD! Y haz de tu vida la mejor versión posible…

Si quieres seguir aprendiendo sobre AUTOLIDERAZGO, puedes sumarte a mi videocurso online de Autoliderazgo en 3 pasos. 

¡Gracias por tiempo invertido en esta lectura! Agradezco las preguntas, comentarios y demás. 

 

Un abrazo,

Mercedes.-

2 thoughts on “Liderazgo Personal – primer paso

  1. Asumir con responsabilidad no es facil, tampoco es facil descubrirnos y encontrarnos en esos momentos dificiles. Pero cuando lo analizas y con determinacion accionas y nos hacemos responsables coherentemente de nuestros actos el universo se alinea y nos da buenos regalos… Se cumplen las leyes de resonancia y comenzamos a atraer muchas cosas positivas… Muchas gracias Mercedes por ser una grandiosa guia… Senpai! a lo nipon! Gracias infinitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *