Blog

Derribando máscaras

Hola #MUJERES Emprendedoras.

Quería preguntarles, si alguna vez les pasó de sentir que estaban viviendo su #VIDA detrás de una #MASCARA

Porque a mi si me pasó, y a muchas de mis clientas les pasa. 

 

¿A qué me refiero con vivir detrás de una máscara? Les cuento.

Una máscara, es una representación cargada de intenciones y simbolismos, convertidos en arquetipos que son parte del inconsciente colectivo e individual y representan los temores y aspiraciones de una civilización.

Es decir, una máscara representa lo que DEBEMOS SER y HACER, lo que “esta bien” para la sociedad en la que vivimos. Lo que los demás ASPIRAN que nosotros debemos ser. Entonces, muchas veces nos ponemos esas máscaras para SER y MOSTRAR lo que los demás esperan de nosotros, pero terminamos ocultando nuestra verdadera escencia, nuestro verdadero YO.

 

¿Te pasó de sentirte así? ¿De sentir que vivias la vida de alguien más o que no estabas siendo 100% sincera contigo misma?

 

Los demás ven algo en vos que no corresponde, que no está alineado a tu escencia. Ven lo que quieren ver. Ven lo que la máscara les muestra.

Me pasó hace muchos años, antes de los 25 años, que yo llevaba una vida de mucha tristeza, pero a la vez era muy fuerte y hacía muchas cosas. Mi estado emocional, era de tristeza profunda… cuando estaba sola lloraba, no salía de casa, miraba películas que me hacían llorar y nadie de mi círculo y mi familia, lo sabía. No lo sabían porque yo tenía puesta una hermosa máscara de Mujer Fuerte y Poderosa, que todo lo podía, que estaba bien SOLA. Mis amigos creían que mi vida era PERFECTA, que nada me derrotaba porque estudiaba, viajaba, vivía sola y era líder un equipo internacional de estudiantes de ingeniería.

Poco antes de cumplir 25 años, mi máscara se rompió. Fue un accidente donde sin aún saber por qué, me desmayé subiendo la escalera de casa de mamá y caí muy fuerte al suelo, perdí el conocimiento y vaya susto que se pego mi madre! Por suerte ella estaba allí y a pesar de su miedo, se ocupó de que llegara al hospital. Cuando desperté en el hospital, no sentía mi cuerpo. Me asusté, me asusté muchísimo, y mi papá, al ver mi cara de susto, intentó tranquilizarme, conteniendo sus lágrimas y diciéndome que el estaba ahí y que todo iba a estar bien. Escuchaba a lo lejos a mi mamá que estaba más asustada que yo, y entre el mareo, el susto y el golpe, volví a dormirme.

Por suerte fue sólo un susto. ¡Pero que susto! Se me pasó toda la vida por delante!! Y vi todo lo que estaba perdiéndome por vivir detrás de mi máscara de MUJER MARAVILLA que hacía todo lo que la sociedad y mi familia pedía sin ser feliz por cargar con ese peso.

Por suerte, ese día mi máscara se rompió y junto con ella, mi corazón se abrió y comencé a sanar por dentro. Me mudé, empecé una nueva vida, me independicé y decidí VIVIR MI VIDA.

Pasé muchos procesos de terapia, coaching y liderazgo personal, que me llevaron a ser hoy la mujer que soy: sin máscaras, sin vivir para los otros, sin secretos, sin tristeza y con mucha aceptación de quien realmente soy. Fue un largo y hermoso proceso.

Solté el PERTENECER a una sociedad que me exigía que sea de una determinada forma. Solté la exigencia de TENER ese título que daría orgullo a mi familia. Solté muchas cosas, y ME TOME a mi misma, tal cual soy.

¿Y saben qué? Hoy me encanta como soy. Y lo mejor, soy tan sincera conmigo misma, que contagio a todos a mi alrededor esa sensación. Mi familia comenzó a cambiar, mi mamá sobre todo. Amigos y amigas que me piden consejos o toman sesiones conmigo, porque quieren alcanzar ese nivel de sinceridad y ese sentido de liviandad que te da SACARTE LA MÁSCARA detrás de la que vives.

===========

En fin. Quería invitarlas a que miren si está viviendo detrás de alguna máscara o si están siendo sinceras con ustedes mismas.

Sacarse una máscara, es sacarte un peso de ser quien otros esperan que seas.

Y tal vez, sacando esas máscaras, encontremos muchas MUJERES EMPRENDEDORAS Y EMPODERADAS que llevarán sus proyectos, al ÉXITO.

===========

Gracias por leerme.
Un fuerte abrazo,

Mercedes.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *