Blog

La Piedra en el Camino

La #piedra en el #camino.

Tiempo atrás, durante una sesión de coaching, una clienta me dijo que siempre se tropezaba con la misma piedra.

Entonces, mi imaginación voló (soy pisciana, sepan entender) y me imaginé esa piedra como aquellas creencias y hábitos que tenemos y que condicionan nuestra vida a diario.

Un obstáculo en el camino.

Claro, día a día tropezamos con esas creencias, con esas costumbres, esos hábitos. Y repetimos la historia, nos pasa “siempre lo mismo”.

¿Te pasó alguna vez de sentirte así? Que repites historia, que te pasa OTRA VEZ lo mismo, que conoces siempre el mismo tipo de hombre, que tu proyecto nuevamente no prosperó, que volviste a enojarte por tal cosa… ¿Te resuena esto que estoy contando o no tiene nada de semejanza con tu vida?

Entonces, como se que sigues leyendo esto, quiero contarte la buena noticia detrás de esto.

Esa piedra en nuestro camino con la cual tropezamos tantas veces, es una piedra que no estamos viendo, que es invisible a nuestros ojos porque ya es parte de nuestro no-consciente, es decir, no somos conscientes de que está ahí y mucho menos sabemos cuándo llegó y para qué. Esa piedra habita en nuestro camino y como decimos en Coaching, sucede en transparencia, simplemente porque no la vemos.

Llega un día y algo pasa en tu vida que te hace abrir los ojos, romper con esa transparencia y generar un quiebre en tu realidad: HAS VISTO ESA PIEDRA EN TU CAMINO. La ves, la reconoces, la sientes, se te llena la mente de pensamientos al respecto, empiezas a descifrar cómo llegó esa piedra ahí y para qué la pusiste. Si, no te has dado cuenta aún, pero eres tu quien puso esa piedra. Nadie más.

En fin. ¡¡¡Abriste los ojos!!! Ahora ves esa piedra… tiene forma, color, sentido, nombre… Y mirando esa piedra allí quietecita en medio de tu camino te agachas, te acercas a ella, la observas un poco más… la tomas con tus manos en un estado de completa consciencia, te levantas… y la colocas a un lado de tu camino agradeciéndole por haber estado allí, por los aprendizajes que te trajo y por permitirte sacarla.

Listo. Esa piedra ya no está más en tu camino. Ahora puedes transitar sin tropezar una vez mas con esa piedra. Habrá otras, si, seguro… pero puedes repetir el acto con cada una de ellas: romper la transparencia, quebrar tu realidad, observar esa piedra y sacarla de tu camino.

Si no te animas a sacarla pregúntate: ¿para qué quieres seguir teniéndola allí y tropezarte con ella cada vez? ¿Qué sentido tiene esa piedra en tu vida?

Recuerda: las piedras de las que hablo son una representación de tus creencias, de tus propias limitaciones, de tu comunicación contigo misma. Esas piedras son producto de tu vida, tus experiencias, tus aprendizajes, y así como tu las dejaste ahí, tú puedes sacarlas.

¿Estás lista para comenzar a sacar las piedras de tu camino?

Yo ya estoy divirtiéndome mucho en este proceso, porque con cada piedra aprendí algo y ahora sigo buscándolas para seguir aprendiendo.

Feliz descubrimiento y camino.
Un abrazo.
Mercedes Arruiz. –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *